jueves, 26 de enero de 2017

RENÉ ARTURO CRUZ MAYORGA

RENÉ ARTURO CRUZ MAYORGA






POEMAS  
RENÉ ARTURO CRUZ MAYORGA


ESCRIBIENDO MÍ NOMBRE

Estoy aquí  arrodillado
en la playa de la tristeza
escribiendo mil veces mí nombre
sobre la arena mojada.

Estoy aquí con mis manos basillas
tratando de atrapar el tiempo
y recuperar los recuerdos
que en mi adolescencia ardían.

Estoy aquí contemplando
la sonrisa de la tarde
intentando  beberme
el paisaje con mis ojos.

Estoy aquí sentado
Junto a los balcones
invisibles del tiempo
tratando que los
huesos de la tarde
 me regalen la esperanza.

Estoy aquí cobijando
la verdad en  mi pecho
y  haciéndola  mía con el
 hechizo de la palabra.



LOS DESPOSEIDOS

Qué triste la vida
de los desposeídos,
parecen pájaros
volando por el mundo
sin tener nido.

Caminan por las plazas
insatisfechos,
cargando al hombro
la bolsa de desechos.

Los veo desfilar
por la avenida
llevando el corazón
y el alma herida.

En sus vidas falta el amor
en su rostro la ternura,
son los hijos del dolor
que van por el mundo
recogiendo la amargura.

Yo no sé como
soportan tanto,
si cada día y cada noche
los inunda el dolor
y los envuelve el llanto.


LA MEMORIA DE LOS MUERTOS

Vivo entre fantasmas
me escondo en la
arena de la noche
tratando de escapar
del  silencio de los muertos.

A lo lejos se ve el mar
el muelle parece barbado
el viento en el litoral
se aleja como niño extraviado.

El día reposa tranquilo
las bosques florecen
entre los senderos
buscando el en campo
un pedazo de cielo.

A lo lejos escucho
los pasos acelerados del tiempo
que me hacen recordar



ACARICIANDO EL MAR

Acariciare el mar
gota a gota
hasta contemplar
el  atardecer
con su  rostro
 barbado de gaviotas.

Al ver el horizonte
cubierto de nubes
observo ángeles
que juegan
que bajan
y que suben.

No sé si quejarme
o compadecerme
al ver el mar
que nunca duerme.

El misterio de sus aguas
me causa mucha impresión,
al ver que nunca se salen de su cauce
sin tener muros de contención.

A veces quisiera detenerlo
o dejarlo que se vaya,
pero la presencia  
del pescador  me conforta
con el golpe de la atarraya.
Sus aguas son tan
profundas y bellas,
cuando las miro
pareciera que
en la noche
beben estrellas.

Te mantienes mozo,
nunca envejeces
siempre estas poblado
de algas y peces.



CAMINOS DE PAZ

hay que detener este mundo lleno de tempestades
que destruye el alma de la humanidad
se olvidan de las oportunidades
que nos brinda la libertad.

la democracia no tiene que ser bandera
para justificar la guerra
luchemos por una paz verdadera
donde no manchemos de sangre la tierra.

construyamos un mundo maravilloso
que repose en la justicia social
donde todos los hombres vivan armoniosos
imitando las acciones del  padre celestial.

tenemos que vivir en una sociedad hermosa
donde repose el ángel de la solidaridad
y  todas las personas se sientan orgullosas
de vivir en un mundo de bondad.

hay que trabajar por un mismo sueño
hay que entregarse con afán
luchando  con empeño
para que todos tengan pan.


BAJO  LOS CEDROS 

Descansare  bajo la
sombra de los cedros
Y en el silencio del bosque
buscare mi nombre para
entregárselo a la tarde
barbada de gaviotas.

Hablare con la lluvia
como lo hace el viento
y cantare con ella
bajo el follaje
de los cedros.

Veré pasar el dolor
como una pestilencia
a lo largo del camino
y enfrentarlo  sin temor
para forjar mi propio destino.
Me detendré
a respirar profundo
para retener el llanto
y no dejar que mis lagrimas
entristezcan el mundo.



DESDE EL CORAZÓN DE LA PAZ

Entre cantos de grillos
y vuelos de palomas
llegue a la plaza murillo
llena de suspiros y aromas.

Estuve en el corazón de la paz
una ciudad muy bella,
 por un momento fui capaz
de bajar del cielo estrellas.

Fue  un sueño tocar
 el techo del mundo
hilvanando versos
de pensamientos
sublimes y profundos.

La experiencia que  tuve
hizo posible que viera
el cielo cercano
parecía una nube
parecía una golondrina
haciendo verano.


EL ROSTRO DELA TRISTEZA

Cada noche camino
 bajo las estrellas
llevando en mis ojos
el rostro de la tristeza.

 Los recuerdos
se pierden a lo lejos
como potros desbocados
intentando enterrar la soledad
en algún rincón del cielo.

El mundo cada día
 me paceré incierto
tedioso y aburrido
llevando en el alma
el desconcierto
de un mundo
 que se niega
al olvido.
  
El chupa miel que
 crece en el camino
despierta la infancia
que llevo dentro
como un fuego
encendido.

Las mariposas que
merodean en los senderos
me llenan de melancolía
las acaricio y las veo
como un niño enamorado
lleno de alegría.


DESPUES DEL AGUACERO


después del aguacero
se quedo muda la barranca
esparciendo el limonero
lluvia de flores blancas.

en la fresca mañana
 el bosque esparce aromas
en la milpa cercana
el campo se llena de palomas.

el arriero cabalga mojado
entre la ranchería
va arriando el ganado
con su dulce melodía.

las gotas de agua se ven temblorosas
pegada entre los ramajes
parecen piedras preciosas
modelando en el paisaje.

el cerro aparece con su cara lavada
contemplando el horizonte
mientras los carpinteros
 vuelan con sus espadas
a taladrar en monte.


LLORANDO TU AUSENCIA

Me siento solo y abandonado
en el mar de la razón
mi vida es un bote tirado
en el muelle de tu corazón.

Mi amor es tan obstinado
que no se resiste a perderte
porque en ti he encontrado
la forma  más bella de  quererte.

No te vayas de mi vida
hagamos del amor un festín
ven a mis brazos en seguida
para tocar las cuerdas de tu violín

Eres la expresión más  bella
que me impulsa  a  vivir
subamos juntos a las estrelles
y dejemos  de sufrir.

Nació el 17 de agosto de 1959 en la ciudad de Ozatlán departamento de Usulután, siendo hijo de Juan Cruz y Juana Mayorga.
Estudios académicos:
Ø  Ex seminarista diocesano de filosofía en el Seminario mayor San José de la Montaña, por la Diócesis de Santiago de María.
Ø  Profesor docente III en Letras y Estética.
Ø  Licenciado en Ciencias de la Educación.
Ø  Cargo que desempeña actualmente: Director del Instituto Nacional de Ozatlán, Ana Silvia Parada.

Libros de poesía publicados:
ü  Al pie del volcán nacen los héroes 1996.
ü  Por los caminos de la patria   1997.
ü  Poemas de la montaña   1999.
ü  Del recuerdo a la redención   2000.
ü  Trigales de esperanza   2001.
ü  Nido entre valles  2004.
Triunfos literarios obtenidos:
Año 2004
ü  Tercer lugar a nivel nacional con el libro de poesía “Caminos de Rectitud”, Concurso promovido por Caja Mutual de El Salvador.

Año 2005
ü  Primer lugar en los Juegos Florales de la Ciudad de Usulután con el libro de poesía “Bajo el mismo cielo”.

Año 2009

ü   Finalista del concurso de cuento y poesía, organizado por la Librería Mediática de Venezuela, recibiendo como premio la publicación de sus poemas en el blog de la librería mediática y TV lecturas.

ü  Obtuvo Mención honorífica en   el concurso mundial                                                          
De poesía Doctor Andrés Bello de Venezuela  con   el    Libro Sueño   de  Morazán



Año 2010

ü    Obtuvo Tercer lugar en el concurso de poesía extranjera, organizado por la Feria de libros Moreno en Argentina.


Año  2011

ü  publico el poemario  “Días de Soledad” por la editorial Sombra de Arce, España.

ü    Fue nombrado presidente  de la unión hispano mundial de escritores en la república de el salvador.

Año 2012

ü   obtuvo el primer lugar en el primer concurso Internauta Internacional de poesía y cuento en Venezuela.

       Año 2013
ü  Cuarto lugar en el X Cconcurso anual de cuento breve y poesía de la librería mediática y tv lecturas 2013.

Año 2014
ü  Es galardonado con la entrega de una medalla nombrándolo como embajador de la paz de la integración de las culturas en América. otorgada por arte y poesía por la paz.

Año 2015
ü  Finalista en el concurso internacional de poesía ateniense, con el poema canto a la eternidad.
ü  Finalista en el certamen internacional de poesía nuevas voces para la paz.

ü  Finalista en el concurso de micro poemas, el muro del escritor.

ü  Finalista en el certamen de poesía letras con como espada, el influjo de la luna.

ü  Finalista en el primer certamen de poesía poetas de habla hispana.

ü  Primer Lugar en el XXXVIII concurso de poesía de Romaníes, Medinaceli de Soria España.

Año 2016
ü  Tercer lugar en el IV certamen literario Rotary Club de Flores en idioma castellano/italiano.
ü  Finalista en el segundo certamen sierra de Francia.

Finalista en el segundo concurso de poesía Erótica, diversidad literaria


sábado, 21 de enero de 2017

ALFONSO VELIS TOBAR: PRODIGIOSA BLASFEMIA

Alfonso Velis Tobar





ARTÍCULO
DIARIO COLATINO

ALFONSO VELIS TOBAR:
PRODIGIOSA BLASFEMIA
Publicado por: Tres Mil 21 enero, 2017 en Suplemento Tres Mil | 3000 Deja un comentario



Caralvá
Fundador
Suplemento Tres mil

De Ediciones La Fragua, San Salvador, 2016. 51 p. es una constante de poesía que recuerda el tema clásico de Dios y la Humanidad, en nuestra realidad salvadoreña la preguerra, la guerra y Acuerdo de Paz han significado la lectura literaria de diversos tonos que traducen los motivos del autor, es la historia social la predominante en las expresiones artísticas, así los años setentas y ochentas mostraron el rostro de la sangre, la violencia extrema, de igual forma su contraparte: sublime, heroica, fraternal; uno podía observar en los actores esas características humanizadas, aterrizadas en personas, encarnadas en seres humanos que sin pronunciar palabra eran conceptos históricos-sociales-religiosos, ellos no mentían.
     Cada persona lee lo que quiere leer, así en el libro Prodigiosa blasfemia el concepto Dios es una constante, desde su inicio la cita de Mario Benedetti, (Si Dios fuera mujer): “ Ay Dios Mío, Dios Mío  si hasta siempre/ y desde siempre fueras una mujer/ Qué lindo escándalo sería, que venturosa,/ espléndida inagotable, prodigiosa blasfemia”… nos permite visualizar el conjunto de la obra, en el tiempo que vivimos después de 25 años del Acuerdo de Paz, el signo del caos se pronuncia en la guerra civil, otro demonio es la posguerra y la nueva realidad, demandando una estabilidad aún no encontrada en el año 2017. Los capítulos del texto son relevantes: De dioses ángeles y demonios, ritual del amor, conversaciones con fantasmas y las arenas del tiempo, constituyendo un sistema de 32 poemas.
     Un libro de esta naturaleza constituye un intento de cerrar todas las heridas del violento pasado, sin olvidar el surgimiento de nuevos fenómenos: “Es un San Salvador hormiguero que va y viene/esquivando las maras del crimen voy de camino” (Tesis de mi sombra que vaga)… versos que atrapan la nueva realidad.
    La demanda a Dios me recuerda a Dámaso Alonso en su libro: Hijos de la ira, con el poema Insomnio: “Madrid es una ciudad de más de un millón/ de cadáveres (según las últimas estadísticas)/ A veces en la noche yo me revuelvo y me/incorporo en este nicho en que hace/ 45 años me pudro,/ y paso largas horas oyendo gemir el huracán,/ o ladrar los perros, o fluir blandamente la luz/ de la luna./ Y paso largas horas gimiendo como el huracán, /ladrando como un perro enfurecido,/fluyendo como la leche de la ubre caliente/de una gran vaca amarilla./Y paso largas horas preguntándole a Dios,/ preguntándole por qué se pudre lentamente mi alma,/… así como Dámaso Alonso, Alfonso Velis insinúa: Y Dios no responde…  “¡Santo Cielo! ¿Dios? ¿Por qué no haces nada? ( A lo Quijote)”, es la misma desesperación humana de la guerra y ahora en los años de estabilidad democrática, aún existe violencia, desigualdad, injusticia en la nación y en el mundo.
    El exilio interno continúa en el poeta, las noches de frío, la indiferencia metálica, la nostalgia de la tierra tropical en medio de otra nación glacial, “Todo es blanco con la nieve/ la tormenta cubrió las ventanas/ Prados aceras en London/ Mientras en mi país todo es verde/ (A alta hora de la noche),” es un ajuste de cuentas entre las realidades: interna, externa, social e histórica, pero acepta su destino combatiente: “Y uno quisiera que nadie sufriera/aquí se aprende a vivir por nada/o se aprende a morir por algo…(Estoy poblado de gritos).